Crónicas: Punk Rock Holiday 1.5

El río Soča, escenario perfecto para el Punk Rock Holiday

Pocos sitios superan el valle del río Soča, en Eslovenia, como emplazamiento para un festival de punk-rock. Si a eso añadimos buen tiempo, buen ambiente y un cartel con clásicos como Against Me!, Flogging Molly, Madball, Less Than Jake y Satanic Surfers, la fiesta está garantizada.

En su quinta edición, el Punk Rock Holiday se encuentra en su momento más dulce. A estas alturas, combina una estructura profesional –especialmente loable es la campaña para limitar los residuos que genera un evento de estas características- con un aire desenfadado que invita al buen rollete, sea compartiendo una cervecita a orillas del cristalino Soča o participando en un pogo colectivo en el escenario principal.

El festival dura cinco días y reúne a punk-rockers de todas partes de Europa, siendo quizás el alemán el contingente más visible. Crestas, tatuajes y personajes variopintos deambulan pacíficamente por la pequeña localidad de Tolmin, que apenas unas semanas antes acoge un festival de metal.

Laura Jane Grace de Against Me!

A diferencia de otros festivales, este tiene lugar entre semana y suelta a los pesos pesados nada más empezar. El primer gran nombre en subir al escenario, el martes por la noche, fue Against Me!, que debutó en Eslovenia con un set generoso en el que lucieron temas como “White Crosses”, “Because Of The Shame” o “The Ocean”, piezas que ganan significado teniendo en cuenta el reciente cambio de sexo de Laura Jane Grace. En este sentido, cabe citar las recientes “Unconditional Love”, “Talking Transgender Dysphoria Blues”, “Black Me Out” y “True Trans Soul Rebel”, que sonaron fuertes e incisivas. Liberados de la decisión tomada por su cantante, Against Me! mostró la energía y el talento vocal que les ha convertido en grandes y únicos, independientemente de géneros. Himnos como “I Was A Teenage Anarchist” o “Don’t Lose Touch” suenan igual que siempre, o mejor que nunca.

Chris #2 de Anti-Flag, entre el público

Aún con las buenas sensaciones en el cuerpo dejadas por Against Me!, asaltó el escenario Anti-Flag, buenos conocedores de este festival. Justin Sane y Chris #2, que había ofrecido un aperitivo acústico la noche previa, supieron contentar las masas a base de ritmos revolucionarios y discursos de justicia social. Las canciones de ‘American Revolution’ dominaron un setlist que, sin embargo, empezó con “Turncoat” y en el que también se infiltraron otras protestas llenas de melodía como “One Trillion Dollars”, “This Is The End (For You My Friend)”, “The Press Corpse” y “Fuck Police Brutality”, dedicado a las víctimas de la reciente represión policial en la América negra. De las nuevas, “Brandenburg Gate” se ha ganado la titularidad como hit imprescindible en futuros conciertos.

Pasada la medianoche, y tras el empuje sónico de Anti-Flag, llegaba el turno del cabeza de cartel del Punk Rock Holiday 1.5. Cuatro años sin publicar disco y menos incursiones por nuestros lares de las que nos tenían acostumbrados han puesto a Flogging Molly en un segundo plano respecto a contemporáneos como Dropkick Murphys. Pero casi veinte años desde que incendiaran las noches de un pequeño pub en Los Angeles con su mezcla de punk-rock y música tradicional irlandesa, el sexteto sigue dando guerra fiel a la batuta de su cantante y compositor, Dave King. Las noches de Guinness y whiskey han pasado factura en las caras y los cuerpos de estos músicos pero, por fortuna, no han perdido la energía ni el buen humor que les han llevado hasta aquí.

Bridget y Dave King, alma mater de Flogging Molly

Flogging Molly consigue un equilibrio perfecto entre la delicadeza instrumental de la música celta –personificada por Bridget, mujer de King-, y el estilo desenfadado y canalla de los chicos capitaneados por el propio King. En directo, no faltaron momentos para el puro desenfreno (“Swagger”, “Tobacco Island”, “Drunken Lullabies”, “Revolution”, “Devil’s Dancefloor”) y también para la nostalgia (“Likes Of You Again” –dedicada a su difunto padre-, “What’s Left Of The Flag” –escrita para su madre nonagenaria-, “Float”, “If I Ever Leave This World Alive” o “Whistles The Wind”, sobre el amor y el paso del tiempo).

Entre tanto clásico, hubo tiempo para una primicia, “Saints And Sinners”, que formará parte del próximo álbum de la banda, previsto para este otoño. La pieza encajó perfectamente en un reencuentro con lo mejor del punk celta desde The Pogues.

El abundante catálogo de Flogging Molly les permitió acabar la noche con dos bombas de punk celta que harían vibrar a la mismísimo diablo: “Seven Deadly Sins” y, como traca final, “Salty Dog”. El cantautor Joe McMahon pondría el punto y final a la primera noche con un concierto acústico a orillas del Soča, al que le quedaba aún otros cuatro días de música y desenfreno punk.

Anuncios

Un comentario en “Crónicas: Punk Rock Holiday 1.5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s